Lo que vale un buen maître

Lo que vale un buen maître

La primera sensación cuando entramos a cualquier restaurante, en nuestro caso al restaurante del Hotel Port Eugeni, puede que condicione el resto de nuestra estancia. El primer contacto, esa recepción, ese saludo, nos da la impresión sobre el establecimiento en el que vamos a estar alojados en la Costa Dorada.

Al cuidado de todos estos detalles van a cargo de la persona que en lengua hotelera denominamos maître o jefe de sala. Una de sus funciones principales es dar la bienvenida a los huéspedes que pasan por la puerta del comedor del hotel. Sin embargo, ésta es una de las muchas e importantes tareas que tiene nuestro protagonista de hoy.

 

 

Lo conoce muy bien Floren, nuestro maître, que enseguida responde a la pregunta ¿qué debe tener un buen jefe de sala? “Un buen maître debe tener sobre todo cercanía al cliente. Un jefe o una jefa de sala es la primera persona que ves cuando llegas al restaurante, la que te saluda, la que te indica cuál es tu mesa, la que te sugiere qué aperitivo tomar, y si no hay sumiller, indica qué vino puede ser el adecuado una vez elijas la comida”. Por ese motivo, jefe de sala debe contar con varias aptitudes que le ayudan a lograr este fin.

 

 

 

Para entender un poco más su relevancia, debemos viajar al origen de la restauración ya que las costumbres, las normas protocolarias, las técnicas de servicio y los roles tanto del personal de sala como de cocina, se han ido formando a través de los siglos. Aunque el maître no tiene un origen determinado, por crónicas sabemos que es una de las profesiones más antiguas de la historia de la restauración. La figura de jefe de restaurante de un hotel se conoce gracias a los que hoy conocemos como los padres de la hostelería moderna. Ésta nace en el año 1889, cuando el suizo Cesar Ritz, considerado gran maestro de ceremonias formado en Suiza y Francia, inaugura los hoteles Carlton de Londres y Ritz de Paris. A la vez crea la doctrina de hostelería mundialmente reconocida. Hoy en día es la base de la enseñanza en un gran número de escuelas de hostelería que forman profesionales de la sala.

Floren es observador y analista, conoce a todos los clientes del Hotel Port Eugeni y cuida de su casa. Es muy amable y naturalmente atento. Organizado, pero a la vez tiene una gran capacidad de improvisación. Lo conocemos todos como persona con muy buena memoria que le ayuda a reconocer a sus clientes y poder anticiparse a sus demandas. Además hace de intermediario por excelencia entre el comedor, la cocina y dirección. Tiene la visión suficiente para satisfacer los gustos y necesidades de todos los huéspedes alojados en Cambrils.

Resumiendo, en este articulo hemos querido presentaros a Floren, nuestro maître de restaurante. Nuestra intención fue también que podáis conocer un poco los roles que conlleva su puesto de trabajo. Todas las cualidades que hemos visto arriba se traducen en clientes satisfechos, y un cliente satisfecho es un cliente que repite cada año. De esa manera, clientes habituales se convierten en embajadores del establecimiento y son los que dan vida a nuestro hotel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *